La dermatitis es un término general que describe una irritación de la piel. La dermatitis es una afección común que tiene muchas causas y ocurre en muchas formas. Por lo general, implica picazón, piel seca o sarpullido en la piel hinchada y enrojecida. O puede hacer que la piel se ampolle, supure, se forme costras o se desprenda. Ejemplos de esta afección son la dermatitis atópica (eccema), la caspa y la dermatitis de contacto.

Los síntomas de la dermatitis varían de leves a severos y se verán diferentes según la parte del cuerpo afectada. No todas las personas con dermatitis experimentan todos los síntomas.

En general, pueden incluir:

  • Erupciones
  • Ampollas
  • Piel seca y agrietada
  • Picazón en la piel
  • Piel dolorosa, con picazón o ardor
  • Rojez
  • Hinchazón

Tipos de dermatitis

Existen varios tipos diferentes de dermatitis. A continuación, se presentan los más comunes:

Dermatitis atópica. También llamado eccema, esta afección de la piel generalmente se hereda y se desarrolla durante la infancia.

Dermatitis de contacto. La dermatitis de contacto ocurre cuando una sustancia toca la piel y causa una reacción alérgica o irritación.

Dermatitis dishidrótica. En este tipo de dermatitis, la piel no puede protegerse.

Dermatitis seborreica. También conocido como cuna en bebés, este tipo es más común en el cuero cabelludo, aunque también puede ocurrir en la cara y el pecho.

A menudo causa manchas escamosas, piel roja y caspa.

La dermatitis no es contagiosa, pero puede hacerte sentir incómodo. Hidratar regularmente ayuda a controlar los síntomas. El tratamiento también puede incluir ungüentos medicinales, cremas y champús.

Si quieres saber más sobre dermatitis o presentas algún síntoma no dudes en llamar a Dra. Ana Luisa López González.